Menú

Pioneros de la Energía

La exposición “Pioneros de la Energía” exhibe una selección de fotografías y avisos pertenecientes al “Archivo Patrimonial Gasco” y, junto al libro homónimo, fue presentada originalmente en noviembre de 2006, como parte de las celebraciones de los 150 años de existencia de esta empresa, cuyos orígenes se remontan a 1856.

La muestra contiene 90 fotografías, cuyas fechas fluctúan aproximadamente entre 1880 y 1960. Los originales de estas imágenes, en distintos formatos y materiales -placas de vidrio, negativos, álbumes y positivos en papel- fueron restaurados, conservados y digitalizados gracias a un convenio entre la Fundación Gasco y el Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico, y se encuentran hoy incorporados en una base de datos.

También se incluyen en esta exposición una treintena de avisos publicitarios que dan cuenta de las diversas campañas de promoción que hacía la compañía, y que muestran cómo llegó el gas a los hogares chilenos.

A mediados del siglo XIX los vecinos de Santiago ansiaban contar con alumbrado público a gas, un adelanto estrenado en Londres en 1814, y con el que ya contaban ciudades como Buenos Aires (1852), Copiapó (1853) y Valparaíso (1856). A fines de este último año el empresario José Tomás Urmeneta y su yerno Maximiano Errázuriz se adjudicaron la propuesta convocada por la Municipalidad de Santiago para alumbrar con “gas hidrógeno” las calles de la capital”.

El servicio de alumbrado a gas se inició el 17 de septiembre de 1857, junto con la inauguración del Teatro Municipal. Esto significó un cambio sustancial en la vida de los santiaguinos, ya que tanto la actividad comercial como social de la capital pudo por primera vez extenderse más allá del atardecer. En 1865 la empresa se transformó en sociedad anónima bajo el nombre de “Compañía de Gas de Santiago”.

Durante las últimas décadas del siglo XIX el alumbrado a gas y la red de cañería subterráneas que lo alimentaban se expandieron junto con el casco urbano. En esa época apareció la electricidad y la compañía pasó de ser una empresa de alumbrado a una de producción y distribución de gas para uso doméstico, el mismo que hasta hace poco era conocido como “gas de cañería”. A mediados del siglo XX la “Compañía de Consumidores de Gas de Santiago” –nombre que adoptó en 1887- se inició en el negocio del gas licuado.

La exposición “Pioneros de la Energía” está organizada en tres grandes temas. El primero es la producción y distribución de gas, que recoge imágenes de la Fábrica San Miguel -ubicada en Moneda con Cumming y cerrada en 1927- y la Fábrica San Borja, inaugurada en 1909 y que todavía se encuentra en pie.

Una segunda materia que se aborda es la promoción del gas, en un principio como fuente de alumbrado y luego para uso doméstico. El tercer capítulo muestra a los protagonistas de esta historia, los ejecutivos y trabajadores. Para estos últimos la compañía edificó casas contiguas a la Fábrica San Borja y mantuvo instalaciones deportivas como piscina, ring de box, cancha de fútbol y de tenis, además de otros muchos beneficios.

La exposición “Pioneros de la Energía” forma parte de un proyecto acogido a la Ley de donaciones culturales.