Menú
2021

Los límites como zonas de transparencia

Esta propuesta que desde sus respectivas prácticas artísticas (pintura y vídeo), exponen y dialogan con los niveles simbólicos y materiales que conforma un montaje, cuyas obras, desde una neo-geometría barroca (Michelle Piaggio), dispuesta en los límites del espacio del arte (Sala Gasco), son vinculadas con el espacio exterior a través de una vídeo instalación (Roberto Farriol) para hacer confluir un cruce de lenguajes, hibridaciones e identidades de una contemporaneidad que oscila entre una pre-modernidad y una híper-modernidad.

Este proyecto es una metáfora sobre los límites y las diferentes realidades y visiones estéticas que se superponen como una suma de fenómenos ante la compleja idea de lo “latinoamericano”. Es por ello por lo que, por una parte, Michelle Piaggio, exhibe una serie de pinturas elaboradas desde una confrontación de estéticas que combinan la austeridad con la opulencia; donde las estructuras regulares de planos geométricos coexisten junto con las tramas de textiles (visillos) y los brillos dorados/ plateados. Es así que se destacan los espesores en la superficie-color y la interacción del color y brillo del muro. Es una geometría inteligible de unidades geométricas, que tienen una fuerte vinculación con elementos simbólicos y culturales del propio contexto, y con un tratamiento procesual ligado con la estética del barroco latinoamericano.

Estas diferenciaciones de estéticas y materialidades simbólicas, entran en resonancia con el espacio arquitectónico de la Sala Gasco, transformándose esta misma en contenedor y contenido a la vez. En este contexto se interviene con la vídeo instalación de Roberto Farriol, vinculando la obra de Piaggio, la sala y el espacio exterior, por medio de la indicación de la presencia de la calle Santo Domingo. Para ello se registrarán planos secuencia que serán tratados con velocidades variadas. Es así por lo que esta “cuarta pared”, que tiene su equivalente en la pared invisible (ventanales) que separa al público o espectador del escenario, le permite a Farriol producir la transparencia de interior – exterior, o las funciones y sentidos que se establecen
entre arte y vida, o entre arte y ciudad, en planos paralelos y analogías sobre el espacio del arte y la vida cotidiana.